Cómo reconocer un buen Jamón Ibérico de Bellota de un vistazo

Si el Jamón Ibérico de Bellota es Julián Martín ya tienes mucho adelantado, puesto que todos nuestros Jamones Ibéricos son adecuadamente etiquetados en función de su categoría y calidad como puedes ver en la imagen. Aunque si el Jamón te ha llegado en un lote o es un regalo, sí tendrás que tener unos conocimientos mínimos para comprobar su calidad. Lo primero es que cada Jamón Ibérico es único. Es el fruto de un animal diferente al resto por lo que hay sutiles diferencias entre ellos. Pero desde aquí te vamos a ofrecer varios consejos generales para que no te den nunca Gato serrano por Liebre ibérica 😉

El primero es obvio, vigila el etiquetado (a primeros de año empezarán a comercializarse jamones que ya estarán sometidos a la nueva norma del ibérico por lo que muy pronto os ofreceremos un post con todo lo que debéis conocer sobre la misma y las novedades del etiquetado) y comprueba que lo que indica es coherente con todos estos consejos que te vamos a dar.

La pezuña negra no siempre sirve: No todas las variedades del tronco ibérico son negras, las hay castañas, manchadas, o coloradas, por lo que la pata sea negra no es una garantía 100% de que el jamón sea ibérico ¡¡¡Vigila además que las pezuñas no estén pintadas o chamuscadas para que sean negras!!!

El cerdo ibérico es un animal de figura estilizada por lo que sus jamones son estrechos, nunca gordos, y la caña es larga y fina. Las patas gordas con la maza redondeada no suelen pertenecer a Cerdos Ibéricos de Bellota.

Mira el corte del “cuero del Jamón”: prácticamente todos los jamones ibéricos presentan el tradicional corte en “V”. Si no lo tiene, desconfía.

Corte en V y grasa dorada
Jamón Ibérico de Bellota Julián Martín: corte en V y grasa dorada

El Jamón Ibérico de Bellota contiene casi un 60% de ácido oleico en la composición de sus grasas, por lo que a temperatura ambiente su grasa debe ser muy blanda. Así que coge la parte cubierta de grasa del jamón y apriétala con el pulgar. Si el jamón es de Bellota dejarás sin esfuerzo una marca profunda en la grasa que desaparecerá si frotas la zona otra vez.

Si la grasa del jamón no es dorada sino muy blanquecina, es posible que el jamón esté poco curado. El color dorado en la grasa del Jamón Ibérico de Bellota es un signo de maduración lenta y tradicional.

Hemos querido daros unas claves sencillas y muy concretas para que estos consejos os sean de la mayor utilidad. Especialmente en estas fechas!!!