Llega el verano ¡Viva el Jamón de Bellota Ibérico Julián Martín!

Cuando llega el verano, llega uno de los momentos más importantes para el Jamón de Bellota Ibérico Julián Martín. En nuestras bodegas y secaderos naturales, el ácido oleico que forma casi el 60% de las grasas de nuestros Jamones de Bellota Ibéricos (el aceite de oliva “solo” contiene un 80%) alcanza su temperatura de fusión y los jamones empiezan a sudar.

En su exterior aparecen gotas de ácido oleico, pero la parte importante del proceso tiene lugar en el interior de la pieza. Ahí es donde nuestra grasa, en estado líquido, extiende los complejos matices de sabor y aroma por toda la pieza desde arriba hacia abajo (por la posición en la que cuelgan los jamones).

Aunque este proceso imprescindible para la maduración del jamón ¡en casa puede ser un engorro! Así que déjanos ofrecerte unos consejos para que el calor no te estropee la fiesta.

1. Si no has empezado el jamón todavía, consérvalo en su funda de algodón para que pueda transpirar (eso así todo el año) pero guárdalo colgado en el lugar más fresco y seco que tengas disponible. No olvides colocar debajo del jamón un cartón para evitar que el ácido oleico ensucie el suelo.

2. Cuando estés cortando el jamón, puedes aprovechar que la grasa está muy blanda para cubrir con ella el corte antes de guardarlo. Simplemente pasa el cuchillo como si afeitaras la grasa y extiende la grasa que se quede en el cuchillo como mantequilla en una tostada. Conseguirás evitar que la superficie del corte se oxide y se seque al contacto con el aire.

3. Afortunadamente el verano es la época de las ensaladas, cenas frías, comidas al aire libre y en la terraza,… por lo que el siguiente consejo es fácil de cumplir: consúmelo rápido. No dejes que el jamón pierda su grasa al fundirse demasiado. Aprovecha cada comida para servir un plato de tu ibérico favorito.

En verano el jamón Ibérico de Bellota Julián Martín no cansa nunca, aquí van unas sugerencias de lo más sabrosa y refrescantes para sacarle todo el partido:

Aprovecha para introducir el jamón ibérico Julián Martín en la dieta de los niños. Es un alimento sano, rico en hierro y cinc, vitaminas del grupo B y proteínas de alto valor nutricional. Por eso, es ideal para las dietas infantiles y juveniles; prácticamente no contiene grasa saturadas (las que sí nos preocupan en la bollería industrial y el fast food) por lo que acompañado de un buen pan es un alimento ideal para desayunos y meriendas.

Por otra parte, como ves en la fotografía principal de este post, el plato veraniego por excelencia se ha quedado un poco “vintage”. El mítico melón con jamón es ahora, Jamón de Bellota Ibérico con piña, con pera, con manzana, con mango, con fresas, con infinidad de combinaciones dulce/salado muy actuales.

¡Buen Verano y Buen Provecho!